•  |
  •  |

“Vamos a hacer el “pegue” más tarde”, fue el mensaje de texto que delató a Santos Lacayo Ruiz, de 23 años, y dejó al descubierto el robo de más de 90 mil córdobas en la fábrica de queso donde él laboraba.

Según las investigaciones de los detectives del Distrito Diez de Policía, el robo ocurrió a eso de las 10:30 de la noche del sábado 12 de noviembre en la fábrica Ircasa, propiedad del guatemalteco Richard Daewing Urbina, ubicada en Mateare.

Lo extraño del robo es que los tres sujetos que ingresaron encapuchados y con armas de fuego, fueron directo adonde estaban las marquetas de queso empacadas. Esto indicó a los uniformados que “había gato casero” o “quesero”.

Los dos vigilantes que estaban en la fábrica fueron atados de pies y manos, lo que les dio tiempo a los antisociales para sacar 62 marquetas de queso, pero dejaron 28 paquetes, cada uno valorado en mil 500 córdobas.

Cuando vio a la Policía investigando,  Lacayo Ruiz trató de borrar las evidencias, pero al final “cantó” y manifestó que un hermano suyo participó en el atraco, al igual que un  amigo de la capital. Los uniformados ya los tienen ubicados y se espera que en las próximas horas sean capturados.