•   El Viejo, Chinandega  |
  •  |
  •  |

De varios machetazos en diversas partes del cuerpo y dos balazos en la cabeza, fue ultimado Lorenzo Avelares Ordóñez, de 31 años, originario de la comarca 4 Esquinas de Amayo, a manos de delincuentes en el departamento de Olancho, Honduras.

Tras el sepelio en el cementerio municipal de El Viejo, la mañana del martes, Julia Romero Ordóñez dijo que su hijo en estado de ebriedad esperaba a un amigo en una calle de Olancho, y cuando este regresó por él, lo encontró muerto.

“No se sabe quién lo mató, el amigo lo llevaba en un carro, fue a dejar a otro ciudadano, y al regresar lo halló tendido en el suelo”, se lamentó la progenitora.

 Lucrecia Avelares aseguró que su hermano tenía 13 años de vivir en territorio catracho, donde procreó cuatro hijos con una dama hondureña, y el sábado que se comunicó por última vez con él, le dijo que vendría el 20 de noviembre.

“Todo se lo dejamos a Dios”
“A las 9 de la noche del domingo nos avisaron del crimen, y con ayuda de la Alcaldía de El Viejo repatriamos el cadáver la noche del lunes. A lo mejor los cuñados de mi hermano denuncian el hecho en la Policía de Honduras, desde aquí es difícil, todo se lo dejamos a la voluntad de Dios”, expresó entre sollozos la mujer.

Expresó que Lorenzo Avelares mantenía constante comunicación con sus seres queridos en la ciudad de El Viejo, y era obligado con ellos, por lo que deja un enorme vacío entre sus familiares.