•  |
  •  |

En las primeras horas de ayer fue encontrado el cuerpo sin vida del vigilante Orlando José Sandoval, de 41 años, por su hermana Ana Julia Sandoval, quien le llevó el desayuno.

El hecho se dio de la Iglesia de Montetabor, una cuadra al sur, una al este, una al norte y media cuadra al este, en una finca que la víctima cuidaba desde hace 12 días.

Los agentes del Distrito Tres de Policía, encabezados por el jefe de la delegación,  el comisionado mayor Emilio Rodríguez,  y el jefe de detectives,  subcomisionado René Ortiz,  se hicieron presentes al lugar junto a los técnicos del Instituto de Medicina Legal para llevarse el cadáver y hacerle la autopsia, pero pese a la importancia de dicha pericia,  para despejar dudas, los familiares se opusieron,  porque  estaban convencidos de que el deceso fue por muerte natural.

“Nos hicimos presentes para verificar en la escena si hay indicios de mano criminal, pero nos han informado los familiares que la víctima padecía desde hace tiempo de cirrosis y las recetas y los medicamentos que encontramos en el lugar comprueban eso. Aunque había manchas hemáticas,  eso nos indicó que  estuvo vomitando la sangre producto del mismo mal”, señaló el comisionado mayor Rodríguez.
Sandoval no tenía hijos y será sepultado en el cementerio de Montetabor.