•  |
  •  |

“Yo hice todo lo posible para que mi hermano tuviera la oportunidad de correr, busqué piedras, pero esos hombres tenían un cuchillo, la idea era que cada uno corriera en sentidos opuestos, pero fue imposible”, dijo consternado e impotente Harold Bodden Rugby, al recordar la muerte de Rayman George Bodden Rugby, de 32 años.

El ciudadano murió de dos estocadas que recibió por parte de sujetos que intentaron robarle sus pertenencias. Una de las heridas fue al lado derecho del rostro y la otra en el corazón.

El hecho se suscitó en el barrio Waspam Norte, de la iglesia católica cuatro cuadras al este, media cuadra al sur, donde funciona  el improvisado plantel de los obreros de la  construcción que están laborando en  el adoquinamiento de  las calles del barrio “Hugo Chávez”.

Según detalló Harold Bodden, él y su hermano regresaban de comprar fritanga,  cuando les salieron al paso los sujetos que los ofendieron con palabras soeces y después los agredieron.

Identifican a sospechosos del crimen
“Mi hermano no tardó mucho en morir. En el barrio nos conocían, pero aquí lo jóvenes son malos, no andábamos nada para defendernos”, dijo Harold Bodden.
Los hermanos Bodden Rugby son originarios de Kukra Hill, Región Autónoma del Atlántico Sur, pero llegaron a Managua a finales de septiembre, y desde entonces trabajaban en el proyecto de construcción. Según el sobreviviente, ya  tenían amistad con algunos vecinos de Waspam Norte.

Los agentes del  Distrito Seis de la Policía Nacional tienen identificadas a dos personas como sospechosas del crimen: a Roberto José Urbina Baca y a Noel Antonio Reyes Hernández, pero no se sabe si están presos.

Rayman Bodden Rugby deja en la orfandad a una menor de 13 años, y antes de que sus restos fuesen trasladados hasta su tierra natal, fue velado entre sus compañeros de trabajo y entre los vecinos que se solidarizaron con Harold Bodden.