•  |
  •  |

Le gustan las perlas…de crack
Leoncio Vanegas / OCOTAL, NUEVA SEGOVIA

Anastasio Gutiérrez Rodas, de 52 años, fue “enchachado” después de que le sacaran de los bolsillos del pantalón dos bolsitas plásticas con 5 perlitas de crack que pesaron 0.3 gramos, además, cargaba un  gramo y un poquito más de marihuana. El pequeño quiebre ocurrió en el barrio “26 de Septiembre” de esta ciudad. El detenido ya está en manos del juez competente,  acusado por delito posesión menor de estupefacientes.

Adolescente intoxicada con guaro
José Luis González / LEÓN

Una adolescente de 16 años, oriunda del reparto “Rubén Darío”, en el suroeste de León, se intoxicó este miércoles, después de ingerir una dosis de alcohol etílico mientras celebraba con compañeros de clase el cierre del curso escolar. La estudiantes fue ingresada de emergencia al Hospital Escuela “Oscar Danilo Rosales Argüello”, Heodra, en donde inmediatamente se le practicó un lavado gástrico, lo que permitió revertir los efectos del excesivo consumo de licor. Las autoridades hospitalarias confirmaron que este no es el primer caso de una adolescente que ingresa intoxicada por licor en el presente año, porque también han atendieron  a  menores de 15 años en septiembre, durante las fiestas de San Jerónimo.

Rateros “barren” casa
Leoncio Vanegas / OCOTAL, NUEVA SEGOVIA

Noel Humberto Marín Medina, de 39 años, todavía lamenta la pérdida que le produjo la incursión de “rateritos” en su casa, porque se le llevaron una computadora, dólares, una grabadora con sus parlantes, una pulsera y un anillo de oro, todo valorado en 431 dólares. Dijo que sujetos desconocidos  quitaron las paletas de una ventana, por donde sustrajeron los artículos. El comisionado Pablo Ardón, de la vocería policial, dijo que mediante las investigaciones realizadas determinaron que Denis Alfredo Ortez, de 25 años, es el  supuesto autor del robo con fuerza, quien fue apresado y  remitido a la autoridad judicial.

Aporreado y asaltado
Máximo Rugama / ESTELÍ

Mussy Morajett Dipp Manzanares, de 23 años, se recupera de salud, luego que sufrió un trauma craneoencefálico. Según socorristas de la Cruz Roja esteliana, el joven fue agredido por elementos desconocidos, cuando circulaba a pie por una calle del barrio “Aristeo Benavides”. Supuestamente, quienes lo golpearon con piedras y garrotes lo despojaron también del dinero que portaba en sus bolsillos.

 

Culpa a otros por vandalismo de su hijo
Tania Goussen / CARAZO

Los pobladores del barrio “Carlos Núñez”,  ubicado a tres cuadras del centro de la ciudad de San Marcos, ya no aguantan a la delincuencia y a los que venden droga en  expendios clandestinos, cuyos clientes hacen “barbaridades” en las calles.
Sergio Téllez, de 22 años, se subió en un poste de luz, y provocó que este cayera sobre la vivienda de la señora Julia Manzanares.
La señora Karla Ocón declaró que se asustaron al observar que varios muchachos se colgaron en el poste  luz y este cayó en la vivienda; llamaron a la Policía de San Marcos, pero llegó tres horas después, no obstante, capturaron a uno de los  muchachos.

“Estamos desesperados, porque en el reparto solo viciosos hay, recogimos más de trescientas firmas para que las autoridades policiales eliminen los expendios y extermine a la  delincuencia en la comunidad, porque la juventud le falta el respeto a sus padres y nosotros  queremos vivir tranquilos”, expreso Ocón.

“A ese muchacho lo deberían internar en un centro de rehabilitación; necesitamos que la Policía dé respuesta a nuestra demanda, porque diario ocurren más de tres delitos en este lugar, ya no podemos salir ni a la calle con nuestros niños,  porque nos da temor de lo que nos puedan hacer los antisociales”, dijo Maritza Guevara.
Por su parte, Sergio Téllez, progenitor del joven denunciado por los pobladores, manifestó que su chavalo hace eso “producto de los expendios de droga y  delincuencia que hay en el barrio ‘Carlos Núñez’, y la Policía no quiere venir al lugar”.

Hizo un llamado a la empresa Unión Fenosa/Gas Natural, porque según él, el poste que cayó tenía más de 20 años, y ya estaba podrido. “Yo espero que la Policía  ponga mano dura con todos, hasta con mi hijo”, concluyó.