•  |
  •  |

Al parecer la noche del domingo un grupo “se cobró” viejas rencillas personales con la muerte de Eliécer Francisco Pérez Bravo, alias “El Cheche”, quien fue silenciado mortalmente de tres estocadas en el tórax.

El homicidio se dio en la comarca San Isidro, Camino de Bolas, donde las autoridades policiales del Distrito III detuvieron al principal sospechoso, Pedro Rafael Montenegro  Flores, de 30 años, alias “Pepe”, con quien la víctima tenía viejas rencillas.

Además detuvieron a Jorge Luis Bustillo Pérez, de 22 años, quien estaba “en la pelota” ingiriendo licor al momento que se originó la trifulca que culminó con el homicidio.

“Yo no lo apuñalé, él (Pérez Bravo) me macheteó la mano izquierda y no era la primera vez que lo hacía, porque desde hace tiempo tenemos “traído”, una vez intentó cortarme la yugular. Después del pleito de anoche (el domingo), quienes lo siguieron fueron los otros que estaban tomando licor”, dijo Montenegro Flores.

Según la denuncia que interpuso Olga Velásquez Rodríguez, de 30 años, a su casa de habitación llegó César Corea, alías “El Oso” para invitar a tomar licor  a su marido, Pérez Bravo.

Doble golpe
“Yo ahora estoy desconfiando de “El Oso”, porque si sabía que mi hijo tenía problemas con la gente del Barrio Loco, ¿por qué se lo llevó  a ese lado a tomar licor? Para mí fue una trampa. Le pido a la Policía que también lo investigue, porque la muerte de mi hijo no puede quedar impune,  él ya se había compuesto y estaba trabajando de ayudante de albañilería”, dijo Alba Luz Bravo Valdivia, de 49 años, madre de la víctima.

La familia Bravo Valdivia atraviesa por un segundo golpe, porque hace menos de 15 días enterraron a un segundo hijo, de los seis que doña Alba procreó.

“Ahora estoy dudando que la muerte de mi hijo Omar Antonio Pérez Bravo, de 27 años, haya sido un suicidio, porque en primer lugar el árbol donde lo encontramos no era alto, además el cuerpo presentaba rayones en el estómago, y él estaba en cuclillas y con rasgos de haber forcejeado con alguien, para mí que también me lo mandaron a matar”, dijo la señora Bravo Valdivia.

Eliécer Francisco Pérez Bravo deja a una niña de dos años en la orfandad. Sus restos estarán en el cementerio de la Comarca de San Isidro.