•  |
  •  |

Al parecer un problema de “faldas” es el móvil del homicidio en perjuicio de Néstor Armando Corea Solórzano, de 24 años, quien falleció de un impacto de bala en la frente a manos de Erving Aníbal Mendoza Vargas, de 30, quien se entregó en la subdelegación del Distrito V de Policía.

El hecho se registró a las 7:30 p.m del martes en el barrio “Milagro de Dios”, luego de que la víctima y Mendoza Vargas se enfrentaran a puñetazos.

Reconoce delito
“Nosotros estábamos afuera de la casa con varios amigos, luego llegó Erving (Mendoza Vargas) y discutió con mi hermano (la víctima), porque supuestamente andaba con su mujer, pero eso es mentira,  nada que ver”, dijo Rafael Corea Solórzano, de 25 años, hermano de Néstor Corea.

Por su parte, Mendoza Vargas, quien está detenido en el Distrito V de Policía por el homicidio, dijo que él le compraba cositas a la hija de Corea Solórzano, porque la mujer de este  una vez le dijo  que Néstor Armando  era un mal padre,  porque no se hacía cargo de su retoño.

“Yo fui adonde la costurera que está cerca de la vivienda de Corea Solórzano y fue ahí que él me empezó a atacar y me iba acorralando junto a los tipos que estaban con él,  lo que hice fue defenderme, realicé varios disparos al aire con tan mala suerte que “lo pegué”, confesó Mendoza Vargas,  a quien la Policía le ocupó el revólver calibre 38, propiedad de Enacal, empresa donde laboraba  como vigilante.

Los archivos policiales del Distrito V revelan que  Corea Solórzano tenía historial.

La víctima deja en la orfandad a tres menores de 6, 5 y 2 años, producto de tres relaciones sentimentales.