•  |
  •  |

Atormentada por los malditos celos, una mujer de apellidos López López, de 32 años y nacionalidad nicaragüense, buscó a la expareja del hombre que ama y sin piedad le lanzó un potente ácido que en segundos le desfiguró la cara y le quemó un 67% del cuerpo.

Los hechos ocurrieron en Santa Gertrudis Sur de Grecia, Alajuela, cuando la víctima, una maestra de educación especial identificada como Ana Ligia Solís Chaves, de 32 años, iba rumbo a su centro de trabajo, a pocos metros de su casa.

La agresora, a quien le decretaron 6 meses de prisión, y dos compinches emboscaron a la víctima y sin mediar palabra le rociaron el ácido, lo que la mantiene al borde de la muerte.

Amor del malo

Al parecer la agresora no pudo controlar sus impulsivos celos y se volvió loca, no logró soportar que Solís fuera una persona admirada por muchos en la comunidad y menos que el hombre del que estaba enamorada hubiera engendrado un hijo con ella hace más de siete años.


La pareja, según versiones, ya no tenía relación alguna, por el contrario, parece que estaban en un pleito legal por la pensión alimentaria, pues el padre del niño es un reconocido y adinerado hacendado de Guanacaste.

López tuvo las agallas de buscar a Solís en la puerta de su vivienda, sin embargo en esa ocasión no logró verla y rápidamente se fue del sitio, sin levantar la sospecha de que su visita en la zona era para hacerle daño.

No obstante, la educadora salió tarde del centro educativo de San Gertrudis Sur, ubicado a tan solo 400 metros de su casa, y nunca se topó con la enferma de celos.

Las autoridades manejan la versión de que la agresora llegó con el timo de pedir agua y preguntar el horario de buses en la zona.

La atacan camino a la escuela
No había día de la semana en que “Anita”, como le dicen muchos por cariño, madrugara para dar lecciones. Ayer no sería la excepción y cuando solo faltaban 5 minutos para las 7 a.m. emprendió su camino al trabajo.

Al pasar frente a la iglesia católica de Santa Gertrudis se topó a dos hombres y la mujer, quienes la interceptaron. La maestra quedó indefensa, mientras que el ácido le carcomía la piel y la dejaba al borde de muerte.
Los gritos de dolor asustaron a más de uno, quienes al ver que del cuerpo de Solís salía humo corrieron para ayudarla. En ese momento los agresores cobardemente trataban de huir a pie.

Al sitio llegaron socorristas de la localidad, quienes la estabilizaron y remitieron de emergencia al Hospital San Francisco de Asís, pero debido a la delicada condición en que se hallaba fue necesario que la remitieran de emergencia al San Juan de Dios, en San José.

“El ácido le cayó sobre la cabeza, el rostro, tórax, brazos y piernas. Presenta quemaduras de segundo y tercer grado”, detalló el paramédico Johan Miranda.

Agregó que no saben con certeza cuál fue el líquido que utilizaron, sin embargo dijo que era demasiado fuerte.

Detienen a sospechosa
Dos vecinos que permanecían en el sitio no lo pensaron dos veces para correr detrás de los sospechosos. Solo lograron agarrar a la mujer y la llevaron hasta el centro educativo, donde esperaron que llegara la Fuerza Pública, así lo comentó Juan Carlos Murillo.

Javier Aguirre, policía, aseguró que la nicaragüense es investigada por los judiciales. “La sospechosa fue llevada hasta la delegación y seguidamente se puso a la orden de la Fiscalía. No tenemos claro el motivo de la agresión y se mantienen operativos para dar con los otros sospechosos”, indicó.

Hace un año la agredieron
En medio de su consternación, los lugareños recordaron que hace un año la afectada fue agredida cerca de la misma zona, además hace unos días la asaltaron.

DIARIO EXTRA intentó conversar con la detenida, quien de forma agresiva solo decía: “Fue mala suerte pasar por ahí. Soy inocente, no le rocié nada y no sé dé que celos me habla usted”.