•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • END

Para el director de Tribunales del Ministerio Público, Medardo Trejos Téllez,  Pedro Jiménez Cantarero, es un sociópata con gran habilidad para manipular al sistema judicial.

“No entiendo porqué él --Pedro Jiménez--, quien tiene una mentalidad sociópata está pidiendo la libertad, cuando ni siquiera ha dado muestras de arrepentimiento, pues se niega a decir dónde enterró la cabeza de su víctima”, apuntó.
Para el funcionario, Jiménez trazó todo un plan para manipular al sistema judicial, convirtiéndose en pastor, consejero de otros presos y auxiliar de enfermería.

“El Carnicero”  también se ha convertido en un  reo colmado de “estímulos” por las autoridades del Sistema Penitenciario Nacional, quienes en la hoja evaluativa que enviaron al Juzgado de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria  señalan  que por “su excelente” comportamiento lo han premiado con visitas conyugales diurnas y nocturnas.

“El Carnicero” halló el amor
Jiménez, apodado “El Carnicero”, saltó nuevamente a la palestra pública porque está solicitando que le permitan “cumplir su pena” en régimen semiabierto, beneficio carcelario que le permitiría salir de la cárcel los fines de semana para estar  con su nueva pareja,  una dirigente sindical del Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, con quien se casó en la cárcel, denunció Sonia Aguirre, hermana de la asesinada Silvia Aguirre Solís.

El Ministerio Público adelantó que en la audiencia que está programada para el próximo 14 de diciembre, la Fiscalía se opondrá a que le otorguen al reo el régimen semiabierto, porque lo consideran un peligro para la sociedad.

Pregunta sin respuesta
El atroz crimen por el que Jiménez fue condenado ocurrió el 24 de octubre de 2004, fecha en la que decapitó y desmembró el cuerpo de Silvia Aguirre con una motosierra, para luego sepultar la cabeza en un lugar que no ha revelado.

“El niño que tenía tres meses cuando mataron a mi hermana y el adolescente que ahora tiene 15 años,  dicen que quieren ver a su padre, pero para que les diga dónde  dejó enterrada la cabeza de su mamá”, expresó Sonia Aguirre.

Esta mujer se hizo cargo de sus sobrinos, aunque ella es madre soltera de tres hijos y desempleada, por lo que se mantiene vendiendo cosméticos,  perfumes,  impartiendo clases,  y con la ayuda económica de sus padres y hermanos.