•   ESTELÍ  |
  •  |
  •  |

En medio de la consternación por las circunstancias violentas en que perdió la vida, familiares, amigos y vecinos sepultaron al adolescente  Roberto Carlos García Mejía, quien fue ultimado de varias puñaladas que le asestó otro menor de 16 años.

El hecho trágico sucedió en el barrio Villa Esperanza, y tuvo como antesala una riña generada por una gorra que la víctima le quitó a quien luego se convertiría en el  autor de homicidio.

La Policía indicó que la víctima agredió inicialmente al otro menor,  quien es menor un año, porque Roberto Carlos tenía 17 años.

El de 16 años ya se encuentra bajo la jurisdicción de la doctora María Elsa Laguna, acusado por el delito de homicidio en perjuicio de García Mejía.

Según la Policía, víctima y victimario eran amigos íntimos, al extremo que hasta intercambiaban nombres, y algunas personas que no eran del barrio donde vivían, los confundían.

García era hijo de una madre soltera, porque su padre, un exmiembro de la “Contra”, falleció. Este tenía un alias muy particular, y también murió en un hecho violento.

Cabe destacar que aunque el adolescente homicida sea condenado, su estadía en la cárcel no excederá los seis años de prisión, pena máxima establecida en el Código para la Niñez y la Adolescencia.