•  |
  •  |

Por el delito de secuestro y de violación en perjuicio de una niña de diez años, está acusado Silvio Antonio Blandón, quien supuestamente se  llevó a la pequeña  hasta San Pedro de Lóvago, en Chontales, para cometer el ilícito.

La mañana de ayer, Blandón se sentó en el banquillo de los acusados en el Juzgado Cuarto Penal de Audiencias, a cargo de la jueza Martha Lorena Martínez, quien le decretó la prisión preventiva y programó la audiencia inicial para el 11 de enero a las 11 de la mañana.

Según la acusación que presentó el fiscal Arnulfo López, los sucesos ocurrieron cuando la pequeña iba a recibir clases de computación en un centro ubicado en el Mercado “Roberto Huembes”,  en el barrio La Fuente, donde desde hace cuatro años  habitaba el acusado con la tía de la víctima.

“La niña no llegó a clases el 26 de octubre, porque el acusado se la llevó a comer helados a una sorbetería, y luego Blandón pasó por su casa trayendo ropa para dirigirse a Chontales, donde abusó la primera vez de la menor en casa de su hermana”, explicó el fiscal.

Tiene un retraso de 20 días  

“Días después se fue a casa de su madrastra, en San Pedro de Lóvago, donde la pequeña prestó el celular a la doméstica y pudo comunicarse con su familiares, lo que originó el rescate de la niña y la detención del acusado”, manifestó en audiencia el fiscal.

El dictamen forense del doctor Milton Sirias, revela que hubo penetración, y hasta recomendó hacer una prueba de embarazo, porque la menor tiene  20 días de retraso en la menstruación.

Por su parte, la defensa alegó que la jueza capitalina no era competente para tramitar el proceso, porque el delito se cometió en otro departamento, pero la judicial Martínez manifestó que con el secuestro de la víctima se inició el delito, y fue en la terminal del Mercado de Mayoreo, cuando Blandón se llevó a la menor para otro departamento.

Los parientes de Blandón, en cuyas casas  estuvo de “luna de miel” con la menor, fueron acusados y citados para la audiencia inicial.