•  |
  •  |

En estado de putrefacción fue encontrado el cuerpo del comerciante Ernesto Antonio Montenegro Martínez, de 40 años. Lo hallaron sus familiares en la casa de habitación donde vivía,  en las Américas III.

El lunes fue la última vez que sus familiares lo vieron con vida, cuando llegó a la casa de sus hijos, una joven de 17 años y un adolescente de 12.

Sergio Martínez, de 20 años,  habitaba en la misma casa de la víctima, la que estaba dividida en dos plantas. Al sentir el mal  olor,  dio la voz de alarma a sus demás familiares.

“Cuando entré a la casa, él (Montenegro Martínez) parece que acaba de salir del baño, se sentó en la cama y fue sorprendido por un infarto, porque estaba todo morado”, dijo Armando Martínez, de 50 años, hermano de la víctima.

“Él estaba enfermo, hace poco tiempo estuvo internado en el hospital, por problema de cirrosis, porque tenía años de tomar licor, no sé si se volvió alcohólico después que se separó de la esposa”, comentó Ana Valverde, de 55 años, tía del hoy occiso.

El cuerpo fue retirado de la casa por técnicos del Instituto de Medicina Legal, IML, quienes le realizarían una autopsia para determinar la verdadera causa de muerte.

El cuerpo será entregado hasta hoy a sus familiares, y sus restos descasarán en el cementerio Milagro de Dios.