•  |
  •  |

El cuerpo de Nelson Lira Estrada, de 27 años, estaba frío a orilla de Xiloá. Sus  amigos y familiares --15 en total--, con quienes salió de su casa en Vista Hermosa, en Ciudad Sandino, no daban crédito a lo ocurrido.

“Ya habíamos acordado: solo íbamos a “tapinear”, nada de baño, pero él (Lira Estrada) se nos perdió al mediodía, todos lo buscamos y no lo encontramos, hasta que alguien nos llegó a avisar que el muchacho que andaba una camisa anaranjada estaba ahogado”, relató uno de los amigos que no quiso identificarse.

El cuerpo fue rescatadow a las 12:30 del mediodía por Eddy Obando Pérez, de 28 años, dueño de unos juegos acuáticos que funcionan en el balneario, después que  un joven le informó que algo “aguado” estaba a tres metros de la orilla.

“Cuando el señor Obando lo sacó del agua, intentó darle respiración artificial, pero ya era demasiado tarde” dijo Germán Fuentes, uno de los testigos.

“Me lo voy a llevar”
Momentos de tensión vivieron los agentes policiales que resguardaban el cadáver, porque los hermanos de la víctima,  quienes andaban bajo los efectos del alcohol, querían llevarse  el cuerpo antes que llegaran los técnicos del Instituto de Medicina Legal, IML.

“¿Qué le van a hacer al chavalo? ¿no ven que ya está muerto? Me lo voy a llevar a mi casa. ¡Traé la camioneta y montémoslo!”, decía uno de los parientes, mientras hacía el intento de empujar a un agente policial.

Al final, firmaron  el acta de desestimiento para evitar que el cuerpo fuera trasladado a la morgue del IML y lo velaron en su casa de habitación.