•  |
  •  |

Por cuatro horas de placer con una menor de 14 años que tiene el himen complaciente y además es hija de un policía, José Javier Morales Hernández, de 24 años, fue a parar a la cárcel, porque el juez Tercero Local Penal de Managua, Ernesto Rodríguez, admitió la acusación que la Fiscalía promovió contra el reo por la autoría del delito de estupro.

Aquella persona adulta que estando casada o en unión de hecho tiene relaciones carnales con alguien mayor de 14 años y menor de 16, incurre en estupro. La pena es de 2 a 4 años de cárcel.

Según la acusación que la fiscal Karen Santamaría presentó ayer en el juzgado, hace un año Morales comenzó a enamorar  vía chat a la jovencita, a quien le decía:  “sos una niña muy bonita”, “voy a casarme contigo” y  “estoy dispuesto a todo”.

Explica la acusación que hace dos meses empezaron a tener una relación de noviazgo y el acusado insistía en pedirle a la víctima que le demostrara cuánto lo quería” teniendo relaciones sexuales con él, porque de lo contrario le diría todo a sus amigos, para que estos a su vez le contaran a los padres de ella.

Fue así que,  según la Fiscalía, el 23 de diciembre de este año a las 11:20 de la noche la pareja empezó a comunicarse por chat y él le preguntó  a la jovencita si podía ir a su casa, ubicada en la Cruz del Paraíso.

La joven no quería
La víctima le dijo que sí, pero que esperara a que sus padres se durmieran. A las 12:00 p.m. del 24 de diciembre la joven le avisó al acusado que podía llegar, le abrió el portón y lo llevó a su cuarto, “donde él le insistió sobre el sexo a sabiendas de que era menor de edad”, dice textualmente la acusación.

La joven accedió y según el Ministerio Público,  el acusado  le quitó la ropa y la penetró, pese a que la joven le dijo que ya no quería.

Morales se fue de la casa de la víctima a las 4 de la madrugada del 24 de diciembre, pero el 25 de diciembre, a las 2:40 de la madrugada quiso volver a entrar al cuarto de la jovencita en paños menores, pero fue descubierto por un hermano de la víctima y capturado por la Policía.

Enamorada de su victimario
El dictamen médico legal suscrito por el forense Eddy López Reyes señala que la víctima tiene himen complaciente y signos de penetración reciente, pero no halló evidencias de tocamientos lascivos o lúbricos, lo que es comprensible  porque la joven le dijo a la psicóloga que la valoró que todo lo que ocurrió fue con su consentimiento y sin que mediara amenaza, porque “se siente enamorada” del muchacho.
Durante la audiencia preliminar el abogado del acusado, Yury Sánchez, atacó la forma de la acusación aduciendo que no era clara ni precisa en cuanto a fechas y algunas circunstancias, sin embargo dijo que si el juez decidía admitirla, debía decretarle al acusado medidas alternas a la prisión, porque el estupro no es un delito grave.
El juez desechó los alegatos del abogado y programó la audiencia inicial del proceso para el tres de enero.