•   Masaya  |
  •  |
  •  |

En medio de llanto y dolor de amigos, vecinos y familiares fue sepultado el cuerpo de Aura María González Vivas, de 28 años, quien fue degollada por su excompañero de vida, Léster Antonio Vásquez, el pasado 24 de diciembre en San José, Costa Rica.

Con los ojos anegados, doña María Carlota Vivas pidió que se haga justicia por la muerte de su hija, para que le caiga todo el peso de la ley a Vásquez.
Expresó que hará todo lo posible para que sus nietos estén con ella, porque es  la abuela materna.

El sepelio de González  fue encabezado por la Asociación de mujeres Axayacatl, quienes manifestaron que la víctima tenía sueños, esperanzas, era una mujer que luchaba por salir adelante y todo esto se lo arrebató su expareja, con quien convivio 13 años.

Femicida en manos de CSJ
“Pedimos que se haga justicia, que no quede impune, esto fue un femicidio, con este,  ya van cuatro en Masaya”, expresó Elia Palacios, dirigente de Axayacatl.

También los dos hijos de Aura María González Vivas y Léster Antonio Vásquez encabezaron el sepelio.
Léster Antonio Vásquez está en manos de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, específicamente de los magistrados de la Sala Penal, que elegirán  a un juez para que decida el destino del reo.

González Vivas fue velada por dos días, el 27 de diciembre en la casa de su mamá, Carlota Vivas, en la comarca Quebrada Honda,  y el 28 en la vivienda  de su padre,  Ignacio González, en el barrio Monimbó.

Fue sepultada en el cementerio de Monimbó.