•   SAN NICOLÁS, ESTELÍ  |
  •  |
  •  |

El campesino Antonio Dávila Rocha,  de 45 años, fue sepultado en su tierra natal luego de que pereciera en el fondo de un precipicio de unos 200 metros de profundidad.

Rocha Dávila era originario de la comunidad Palo Blanco, jurisdicción del municipio esteliano de San Nicolás, y supuestamente el primero de enero de este año, después de departir unas copas en la zona urbana del referido municipio con unos amigos, retornaba a su comunidad cuando sucedió la tragedia.

De acuerdo con lo informado por el teniente David Lazo Valle, portavoz de la Policía esteliana, Dávila  montaba un caballo, y debido a su estado de ebriedad se le reventó el estribo de la montura del equino, no pudo mantener el equilibrio, cayó a la orilla de un barranco y luego se desplomó hacia el fondo.

Los pobladores de la zona observaron de lejos lo que sucedió, pero  no pudieron evitar el accidente.
Dávila Rocha murió debido a múltiples golpes y fracturas en el cuerpo. Para extraer el cadáver, los  pobladores de la zona y sus familiares tuvieron que batallar, porque el terreno es accidentado.

Con este deceso lamentable ya son dos los que ocurren en el departamento de Estelí en 2012.