•  |
  •  |

Fue remitida  a juicio la madre que le daba mala vida a su hija desde los seis años de edad y  que la  empezó a “vender” a comerciantes del Mercado Oriental, cuando cumplió trece años.

La Jueza Noveno Penal de Audiencias de Managua, Indiana Gallardo, decidió ayer reconfirmarle  la prisión preventiva a Karla Marina Núñez Argüello, de 40 años, y remitirla a juicio para el 6 de febrero por los delitos de proxenetismo agravado y violencia doméstica.

El abogado  Ronald López dijo que estaba claro de la acusación que el Ministerio Público le achaca a su cliente, pero apuntó que  será en juicio que demostrará la inocencia de Núñez.

La fiscal María Teresa Gómez propuso una extensa lista de testigos de cargo para probar  los maltratos que la menor sufría al negarse a sostener relaciones sexuales con los hombres  que le pagaban a su progenitora entre 50 y 60 córdobas.

El escrito acusatorio relata que Núñez Argüello le quemaba sus partes íntimas a la niña o  le ponía chile, además la obligaba  a arrodillarse sobre vidrios rotos, le gritaba obscenidades e incluso llegó a decirle que le cortaría la cabeza, si no se dejaba tocar por los hombres que ya le habían pagado a ella.

Prueba inocencia
Entre los testigos propuestos por la Fiscalía hay varios que viendo el calvario que vivía la menor, intentaron ayudarla, pero Núñez Argüello  le hacían escándalos en las afueras de sus negocios y hasta los amenazaba con acusarlos de secuestro.

Durante la audiencia preliminar de este juicio, celebrada la semana pasada, la acusada dijo a su favor que su hija la estaba acusando “por odio”, porque ella le llamó la atención cuando “agarró” el vicio de la droga, sin embargo, la Fiscalía dice que fue ella la que indujo a la pequeña a consumir sustancias prohibidas.

Además la mujer dijo que fue ella la que acusó al hombre que violó a su hija, lo cual es verdad, porque en la página Web del Poder Judicial está la sentencia de diez años de prisión contra el sujeto denunciado por Núñez.