•   JALAPA, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |

Cuatro personas fallecidas reportó la Policía el miércoles último, 3 en Jalapa y una en Quilalí. Una de las víctimas se electrocutó.

Detalla un boletín policial  que Luis Rivera, de 28 años, murió electrocutado porque cargaba unos  tubos de aluminio e hizo  contacto con cables de alta tensión del tendido público.

La descarga, además de producir un estruendo, lanzó al suelo a la víctima. El catracho fue trasladado de emergencia al Centro de Salud con Camas “Pastor Jiménez”, de la ciudad de Jalapa, pero expiró a su llegada. El cuerpo sin vida fue llevado al municipio de Las Trojes, Honduras, para ser sepultado.

El mismo miércoles, José Blass Aguilar Izaguirre, de 46 años, también de nacionalidad hondureña, murió  en una acera de la ciudad. Según el dictamen forense,  falleció por un paro cardíaco. Sus familiares trasladaron el cuerpo a la comarca Las Champas, donde residía y sería enterrado.

Mientras tanto, Pedro Gómez Tórrez, de 34 años, originario de Managua, sufrió un desmayo, y al caer al suelo se golpeó  la cabeza, lo que le produjo la muerte de manera instantánea.

El infortunado era obrero de una empresa distribuidor y al momento de que se descompensó,  bajaba una carga en el almacén Molina y al cruzar una rampa, se desplomó. Fue llevado a la capital para sepultarlo ahí.

Johnny Alberto Talavera Canales, quien vivía en la comarca San Luis, jurisdicción de San Juan de Limay, departamento de Estelí, fue encontrado sin vida en uno de los cuartos del hospedaje Medina. Según el examen forense, la muerte fue a causa de  broncoaspiración derivada de  intoxicación alcohólica.