•   Tola, Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Justicia y un pronto esclarecimiento de las circunstancias en que pereció su hijo es lo que piden los padres de un joven que después de dos meses de permanecer desaparecido, fue encontrado en total estado de descomposición en la rivera del río Panamá, del municipio de Tola.

La víctima identificada como José  Guillermo Solís Gutiérrez, de 28 años, habitaba en la comunidad “La Estrella”, a unos cinco kilómetros al oeste del casco urbano de Tola, y el tres de noviembre salió a las siete de la mañana  de la casa de habitación de sus padres para dirigirse a Tola, y no se le volvió a ver.

“Ese día su patrón le enviaría 6 mil córdobas, pero la persona que llevaba el dinero no llegó y él se trasladó a ingerir licor a un bar, ya que llevaba 200 córdobas”, afirmó doña María Ernestina Gutiérrez, madre de la víctima.

Él era el hijo mayor de los cuatro que procreó.

Desde ese tres de noviembre la familia Solís Gutiérrez empezó a vivir dos meses de zozobra, porque José Guillermo desapareció como por arte de magia y el último familiar que lo vio con vida fue su tía,  Lidia Gutiérrez, con quien la víctima se encontró en el casco urbano de Tola y cuando se dirigían a la casa, un conocido lo interceptó frente al bar El Viajero, lo invitó a ingerir licor y él aceptó. La tía continuó el viaje sola.

Según la mamá de la víctima, de dicho bar vieron salir a su hijo a las siete de la noche y de allí nadie más supo de él.

El cinco de noviembre reportaron su desaparición en la Policía de Tola. Según doña María, aunque los días transcurrían y no tenía noticia de su hijo, ella siempre tenía la esperanza de encontrarlo con vida, pero el tres de enero de este año, su anhelo desapareció cuando jóvenes que buscaban camarones sobre el río Panamá encontraron el cadáver de su vástago.

El cuerpo estaba boca abajo y algunas partes ya mostraban los restos óseos. A don Miguel Ángel Solís le tocó la dolorosa tarea de reconocer los restos de su hijo, el que estaba con la vestimenta con la que salió de su casa el día que se fue.

Los restos fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal de Managua.

La familia Solís Gutiérrez asegura que el dolor de haber perdido a su ser querido se sigue prolongando porque  las circunstancias de la muerte de su pariente no han sido esclarecidas. La  demanda de la madre y todos es saber cómo murió José Guillermo Solís.