•  |
  •  |

La suerte estaba echada para dos hermanos que supuestamente se dedican a sustraer objetos ajenos, quienes no fueron capturados el día del robo, sino 20 días después,  cuando se encontraron con las víctimas dentro de un hospital.

Ezequiel Iván Rojas Alvarado, de 24 años,  y su hermano Orlando René, de 29, se habían quedado con las ganas de capturar a los tipos que a punta de pistolas los despojaron de sus teléfonos celulares cuando intercambiaban música en la afueras de su casa,  en el barrio Waspam Norte.

El robo agravado ocurrió el  30 de diciembre de 2011, a las 7:30 de la noche, pero quién iba a imaginar que el 22 de enero de 2012 se iban a encontrar con los asaltantes, frente a frente,  en la sala de varones del Hospital “Alemán Nicaragüense”.

“Cuando vimos al primer sujeto que estaba operado de apendicitis en la cama de enfrente dudábamos de que fuera el asaltante, pero cuando después llegó el hermano lo comprobamos y  avisamos a la Policía”, dijo  Ezequiel Rojas en el Distrito Seis de Policía.

Las autoridades del orden llegaron al centro asistencial y capturaron a Roque Jacinto Jácamo López, de 24 años, mientras que con custodia policial quedó internado su hermano,  Francisco,  de 29 años, porque la operación que tuvo no le permite estar en régimen carcelario.