•  |
  •  |

El juicio oral y público contra Guillermo Francisco Galeano, por el delito de violación y asesinato en perjuicio de la enfermera Evelyn Romero Maradiaga, fue suspendido el miércoles en el salón de juicios de San Carlos y trasladado al municipio de San Miguelito.

Mientras familiares, amigos y promotoras de la defensoría de la mujer, con pancartas en las manos clamaban por justicia y condenaban los crímenes contra las mujeres, el imputado fue llevado al recinto judicial bajo estrictas medidas de seguridad.

Tras escuchar a la defensora del acusado, Fátima Hernández, quien introdujo un incidente por la publicación de un video en medios locales y pidió el traslado del juicio; a la representante del Ministerio Público, Alba Nubia Pérez, y al abogado acusador Ricardo Gutiérrez, el juez penal de juicio de Río San Juan, Julio Acuña Cambronero, concluyó que de acuerdo con la Constitución de la República y el Código Procesal Penal, la difusión del video “contaminó al jurado de San Carlos, violentó la imparcialidad y por lo tanto el derecho del acusado”.

El judicial dijo que dará a conocer el día y hora en que se efectuará el juicio en San Miguelito. “La garantía de este judicial es que se va a condenar o absolver con estricto apego a la ley”, afirmó.

La violación y asesinato contra la joven enfermera fueron cometidos el pasado 21 de diciembre del recién finalizado año en el barrio Bello Amanecer, de San Carlos, en el departamento de Río San Juan.

De acuerdo con la investigación policial, Guillermo Francisco Galeano se declaró confeso, lo que quedó grabado en un video que tras haber sido rechazado como prueba en el juicio salió a luz pública e hizo cambiar el lugar de celebración del juicio.

Acusa a Fiscalía por divulgación de video
La defensora del acusado, Fátima Hernández, demandó el traslado del juicio a otro municipio amparada en el artículo 121 del Código Procesal Penal por haberse presentado en el medio de TV por cable, dos días antes del juicio, el video grabado por la Policía en el que Galeano supuestamente se declara confeso.

Señaló que además el audio se transmitió en la radio local, hecho que calificó como ilegal y violatorio a los derechos de su defendido. Dijo que el video debía estar bajo la custodia de la Policía o del Ministerio Público y no debió salir a luz.

La fiscal Alba Nubia Pérez “tronó” en el salón de juicio y demandó respeto a la Defensoría, porque se sintió acusada de suministrar el video, exigió la celebración del juicio y calificó los pedimentos como tácticas dilatorias para favorecer al acusado.

Aseguro que con juico técnico o juicio oral y público, va a probar los delitos cometidos por el imputado.