•  |
  •  |

La madruga de ayer, dos jóvenes que se ganaban la vida vendiendo agua helada, fueron atropellados por el conductor de un microbús color oscuro. El irresponsable al volante huyó y minutos más tarde una de las víctimas falleció.
El accidente se registró de los semáforos de La Tenderí dos cuadras al sur. El fallecido aún no ha sido identificado al igual que  el otro afectado, que  fue trasladado al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”.

Las autoridades policiales del Distrito Cuatro no tienen datos del conductor, solo cuentan con un testigo ocular que es un vigilante de la zona.

“Yo estaba barriendo la acera del taller que cuido cuando escuché el impacto y luego pasó por aquí el microbús a alta velocidad, tenía los vidrios oscuros. Luego los vecinos salieron a ver qué sucedía y se llamó a la Cruz Roja, los muchachos parece que vendían agua helada,  porque las bolsas quedaron tiradas en el lugar”, dijo Jorge Marenco, de 63 años.

“No tenemos datos del responsables del homicidio imprudente, el cuerpo permanece en la morgue del Instituto de Medicina Legal y el herido en el hospital, su estado de salud es reservado. Las personas interesadas pueden acercarse para hacer el reconocimiento de las víctimas”, dijo el capitán Fabricio Muñoz, vocero del distrito Cuatro de Policía.

Con este último acontecimiento, el Distrito Policial  investiga dos casos de  conductores que ocasionaron la muerte de igual número de personas y luego huyeron.

Una de las víctimas fue Judith del Socorro Jarquín Osorio, de 28 años, quien habitaba en la Colonia “Pedro Joaquín Chamorro”  y al momento del atropello paseaba a su sobrina en un cochecito.