•  |
  •  |

Una señora de 66 años soportó por siete años maltrato de parte de su hija, yerno y nieta, quienes  habitaban en la vivienda de la dama y  querían adueñarse de la misma.

Heria Gutiérrez, de 41 años, su compañero de vida, Néstor Arnulfo Soto Berríos, de 30, y su hija,  Rosa María Sequeira Palma, de 19, fueron declarados culpables por maltratar física y verbalmente a doña María Inés Gutiérrez Castellón.

El juez Séptimo Penal de Juicio, Octavio  Rothschuh, notificará la sentencia condenatoria el próximo 13 de febrero.

El Ministerio Público solicitó seis años de prisión para los acusados, mientras que el abogado Donald Díaz pidió cuatro años.

“Los acusados le decían a la víctima que era una vieja renca y ciega que no servía para nada, además en una ocasión apareció golpeada, confirmaron los testigos. Los maltratos que recibió Gutiérrez Castellón le provocaron lesiones graves e intentos suicidas, en una ocasión trató de tirarse de un bus y en otra se quería tomar todo el medicamento que tenía por la hipertensión que padece”, dijo la fiscal auxiliar Grethel Fernández.

Abuelitas “martirizadas”
Ingrid Duarte
GRANADA
El titular del Juzgado de Distrito Penal de Juicio de Granada, Alcides Muñoz Alemán, suspendió  el juicio que se le sigue a Margarita del Socorro Vanegas y Oscar García Umaña por agresión en perjuicio de Eva Candelaria Vanegas, de 87 años,  y María Bernarda Vanegas, de 75, esta última madre y suegra de los acusados.

Los familiares que se encontraban en los juzgados apoyando a las afectadas explicaron que son hermanas  y desde hace varios años vienen sufriendo agresiones verbales y físicas de parte de la hija y del yerno.

“Nosotros no entendemos cómo es posible que una hija le haga estas cosas a su madre, si a la madre se le debe respeto. Ellos las maltratan, les gritan, las golpean, les lanzan agua sucia y les dicen barbaridades que da pena repetir”, manifestó Maribel Quiroz, sobrina de las ancianas.

Aparentemente, el conflicto es porque quieren sacar a las  señoras de una humilde vivienda en un extenso terreno localizado en el barrio Boca Negra de Granada, donde las víctimas habitan desde hace más de cincuenta años.

“La anciana (Bernarda) le dio lugar a la hija donde vivir, ella construyó una casa y luego hipotecó el terreno.

Durante todo este tiempo la ha querido correr de su casa. Esa es una gran injusticia”, lamentó otro familiar.

A solicitud del acusador y defensa, el doctor Muñoz Alemán reprogramó el juicio oral y público para el próximo lunes a la una de la tarde.