•  |
  •  |

Despierta y encuentra a ladrón cocinando la cena
Una mujer de Neptune Beach, Florida, encontró en la cocina de su casa a un hombre desconocido preparándose una cena de lo más tranquilo. La señora se había despertado a causa del humo proveniente del otro lado de su hogar.

Pensando que su casa estaría incendiándose, corrió a la cocina y descubrió que un perfecto extraño estaba cocinando en su horno. Asustada por la intrusión, la señora escapó y se encerró en su habitación, desde donde llamó al 911 para informar del hecho. Fue entonces cuando el hombre, con toda parsimonia decidió huir. En su fuga fue visto por vecinos con una cartera en sus hombros, y terminó apresado por la Policía a los pocos minutos.

Según informan los agentes de la ley, el delincuente había ingresado a la casa por la puerta de servicio, y cuando se le preguntó por los motivos de la intromisión, contestó que estaba en una fiesta y que cuando los invitados se retiraron “le dio hambre y se puso a cocinar”.

Lo condenan a una cita romántica con su esposa

Joseph Bray, de 47 años, fue condenado por un juez federal de Estados Unidos a tener una cita romántica con su esposa Sonja, de 39 años, comprarle flores y llevarla a cenar. Además, el magistrado le impuso a la pareja asistir a un consejero matrimonial, reporta un diario de Florida. Bray  había sido denunciado por violencia doméstica luego de una discusión con su mujer en la que ella lo acusó de no desearle un feliz cumpleaños. Por si fuera poco, la mujer presentó una declaración en la cuál decía que su marido la había empujado y agarrado del cuello en una pelea posterior. El juez desestimó esta última demanda por no contar con pruebas suficientes, sin embargo dictó una sentencia en la que obliga a Bray a invitar a salir a su mujer, pasar un rato agradable con ella, como si fueran novios, comprarle flores, llevarla a un bowling y pagar una cena romántica. Y advirtió que si el hombre no cumple, podrá terminar en prisión.

Se opera para parecer un personaje de animé
En un mundo donde las cirugías plásticas y los procedimientos de embellecimiento son cosa de todos los días, nada parece sorprendernos. Sin embargo, nuevamente desde oriente nos llega un caso que supera lo conocido: una joven invirtió 136.000 dólares en operaciones estéticas para transformar su cara y calcar las facciones de un personaje de animé. Jaqueline Koh, diseñadora gráfica de 29 años, estaba inconforme con los rasgos que la naturaleza le dio y se puso el extraño objetivo de cambiarlos. Para ello tomó como modelo los famosos dibujos japoneses y se puso como meta lucir lo más parecido posible a un personaje femenino de animé. La joven necesitó someterse a cirugías de nariz, mejillas, ojos, reducción de mentón, alisamiento de orejas, implantes mamarios, liposucción e inyecciones de Botox.

Jaqueline, oriunda de Singapur, dice que las operaciones la han hecho más feliz y que a pesar de haber cambiado su apariencia, sigue siendo la misma persona.

Gemelas disparejas
Sienna y Sierra Bernal son dos hermanitas gemelas con una característica peculiar: una es muy alta y la otra muy baja. Las adolescentes (tienen 13 años recién cumplidos) de Houston, Texas,  son las únicas gemelas del mundo con este tipo de anormalidad. Sienna pesa casi la mitad de Sierra y apenas llega a 1,21 metros de estatura, unos 30 centímetros por debajo de su hermana, que mide 1,51.

Debido a una extraña enfermedad en el cerebro, Sienna además tiene la edad mental de una chica de ocho años. Sin embargo, eso no le impide salir con su hermana, y ambas disfrutan ir de compras, maquillarse y hablar de chicos. “Mi hermana me cuida todo el tiempo y hacemos un montón de cosas juntas”, dice Sienna. “La verdad, no me importa verme diferente. Al contrario, me hace sentir especial, única”.

Las hermanas nacieron prematuras y la pequeña Sierra pesó menos de medio kilo. Los doctores le pronosticaron muy pocas chances de supervivencia. Pero 108 días de cuidados intensivos bastaron para que el bebé se pusiera lo suficientemente fuerte y comenzara a llevar una vida normal.