•  |
  •  |
  • END

EL VIEJO CHINANDEGA
Un campesino originario de la Comarca Santa Julia, sector de Punta San José frente al Golfo de Fonseca, se salvó milagrosamente de la muerte tras sufrir dos mordeduras de una serpiente cascabel de metro y medio de largo y dos pulgadas y medio de grueso.

Se trata de Domingo José Romero, de 42 años, quien relató a EL NUEVO DIARIO que armado de una tiradora se enrumbó a las once y media de la mañana del miércoles último hacia el solar de su vivienda, a intentar matar un gavilán que había engullido varias gallinas, gallos y pollos de su hermoso corral.

“El gavilán está dejando ralo mi gallinero, por lo que iba a matarlo, cuando en una parte montosa observé hacia arriba, y la culebra me mordió dos veces el pie derecho. Aquí tengo la seña de los colmillos”, dijo el también pescador mientras mostraba la inflamación.

Romero, quien se recupera satisfactoriamente en el Hospital España, de Chinandega, aseguró que a los veinte minutos que lo mordió la serpiente sintió algo parecido a un rasguño, hinchazón y dolor por lo que un amigo lo trasladó a bordo de una motocicleta hacia el puerto de Potosí.

Manifestó que subió a un autobús de transporte colectivo que lo transportó hasta el centro asistencial, donde fue atendido de emergencia y está a salvo.

La mordedura de un cascabel, coral, barba amarrilla, voladora, entre otras, es mortal, pero Domingo José Romero tuvo suerte de no perecer. Considera que probablemente la víbora no le introdujo profundamente los colmillos, lo que le salvó de recibir una fuerte carga de veneno.