•   Bluefields, RAAS, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Raúl Bennett Sambola,  de 31 años, fue sepultado tras morir desangrado la tarde del pasado domingo en el hospital de Bluefields, luego de recibir impactos de proyectiles disparados por el boxeador costeño Evans Quinn, según los testigos.

“Nos encontrábamos almorzando cuando de pronto vimos que Evans llegó a la mesa de Raúl y le disparó, luego huyó en un vehículo vidrios polarizados que lo estaba esperando fuera del restaurante”,  señaló Rony Salomón, uno de los testigos que estaba con su familia en el restaurante Lunas Ranch.

De acuerdo con la propietaria del local, Andrea Guillén,  los hechos se registraron rápidamente. “Todo estaba tranquilo, cuando de repente escuchamos los balazos, y todos nos corrimos, porque puso en peligro la vida de los presentes, incluyendo niños”,  señaló la testigo.
Rencillas

Según el médico forense Raúl Martínez,  la víctima falleció a las 2:20 de la tarde de este domingo.

“Fue sometido a cirugía,  porque presentaba hemorragia masiva en el pulmón derecho, había perdido 3 ½ litros de sangre, presentaba perforación en los dos pulmones y la cavidad abdominal,  murió desangrado  producto de las lesiones”,  señaló el forense.

En mayo del año pasado el primo del boxeador,  Jorge Delsi Quinn Duncán, de 27 años, recibió dos impactos de balas mientras se encontraba divirtiéndose  en el Cima Bar, en el Barrio Central de Bluefields.

La Policía señaló en esa ocasión a Raúl Bennett Sambola como el presunto autor de los disparos, porque este tenía rencillas con Jorge Delsi por el robo de  un motor fuera de borda de 200 caballos de fuerza.