•   Estelí  |
  •  |
  •  |

Salvador Mejía,  de 36 años de edad y con más de una década de experiencia al volante, miró de cerca la muerte cuando la rastra que halaba el cabezal que conducía, cayó en un precipicio.

Mejía, quien es originario de El Salvador y de oficio conductor de vehículos pesados categoría internacional, solo resultó con una herida en la frente y golpes leves en todo el cuerpo.

El accidente ocurrió en el kilómetro 167 de la carretera que une las ciudades de Estelí y Condega, donde fue atendido por un equipo de socorristas de la Cruz Roja que se movilizaron en una ambulancia hasta el lugar de los hechos.

Salvador Mejía conducía el cabezal que llevaba la rastra placa C111-317 que transportaba postes de concreto para sostener la red del tendido eléctrico.

El hecho lamentable sucedió en la peligrosa cuesta conocida como Kukamonga, donde parte de la rastra quedó destrozada al caer en el fondo del precipicio.

Supuestamente Salvador Mejía se salió de la vía para evitar que el conductor de otro vehículo de transporte pesado internacional se estrellara contra el cabezal y la rastra.