•  |
  •  |

Los familiares de Pablo Esteban Reyes Plata, de 40 años, quien fue encontrado muerto la mañana del lunes dentro de una finca en la comarca Buenos Aires, Ticuantepe, pidieron una nueva valoración forense, porque la primera reveló que no hubo mano criminal ni crimen de odio.

“En el dictamen preliminar los médicos forenses dicen que no hubo mano criminal en el fallecimiento de mi tío y por eso nosotros pedimos que se volviera hacer, porque queremos saber qué fue lo que pasó”, dijo Marlon Reyes, sobrino de Pablo Esteban Reyes.

Pero los resultados de la nueva pericia estarán listos hasta dentro de  dos semanas, porque además  están pendientes las pruebas de ADN que se le practicaron a los restos de piel, cabello y sangre que la víctima tenía en las uñas de las manos.  

Abuela internada
La tarde de ayer Reyes Plata fue sepultado  en medio del dolor de los familiares mientras su progenitora,  Estebana Plata, de 78 años, no soportó el sufrimiento y se enfermó, por lo que  fue traslada al hospital de Ticuantepe, donde quedó internada.

Pese a que el día del hallazgo del cadáver los  agentes policiales del Distrito V usaron la  técnica canina para  realizar las investigaciones, el perro no halló sospechosos.

“Todavía se desconoce quién fue la última persona que estuvo ingiriendo licor con él, no se ha sabido nada. El amigo que vive cerca de la finca donde lo encontraron muerto dice que no estuvo con él, pero además el perro no lo marcó, así que no se sabe nada, todo continúa igual”, manifestó uno de los sobrinos de la víctima.