•  |
  •  |

Tras desaparecer  el pasado 16 de febrero, porque el cuarto en el que habitaba quedó reducido a cenizas en el barrio Costa Rica de Managua, la señora Herminia Margarita Solórzano pereció  en el Hospital Alemán Nicaragüense.

De acuerdo con la señora Maritza Fidelina Espinosa, con quien la fallecida compartía el terreno, hasta el pasado viernes se conoció del paradero de Solórzano, quien el día del incendio salió corriendo sin rumbo fijo y con la ropa parcialmente quemada.

Era cristiana
Espinosa desconoce las causas del fallecimiento de Solórzano, porque aún no les han entregado el informe de la autopsia hecha por  el Instituto de Medicina Legal, pero dice que la señora padecía de la presión arterial, enfermedad que supone pudo haberle quitado la vida.

Asimismo, Espinosa señaló que el lote de terreno que compartía con la fallecida no estaba en disputa en los juzgados capitalinos, como informaron los habitantes del barrio,  porque ambas mantenían una  buena relación.

Según las hermanas de la Iglesia Managua, congregación a la que Solórzano pertenecía, ella tenía más de un año de visitar los domingos el templo para  compartir  “la palabra de Dios con los demás hermanos”.

“Era una señora tranquila, callada y era bien cumplida, llegaba todos los domingos a compartir tiempo con el Señor”, manifestó una de las excompañeras de congregación de Solórzano.

La cristiana sepultura de la fallecida se realizó ayer por la tarde en el cementerio Milagro de Dios.