Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Siguen prófugos los dos hombres que balearon al escolta presidencial Daniel Álvarez Lago, pero la Fiscalía aclaró que si las otras dos personas que fueron acusadas por el robo del arma del capitán quedaron en libertad, no fue por negligencia fiscal, sino porque la juez que conoció la causa se pronunció sobre un asunto que estaba fuera de su competencia.

El fiscal Enrique Sándigo, quien elaboró la acusación contra Luis William Avilés García, Sergio Daniel Martínez Castillo, Elmer Uriel Gutiérrez Rodríguez, alias “El Chele”, e Ismael Antonio Argüello Blandón, explicó que la juez Henryette Casco Batres se declaró incompetente para juzgar a los dos primeros por el robo y los mandó a un juzgado local, pero contradictoriamente los dejó en libertad por vencimiento de término.

A juicio del fiscal, quien debió haberse pronunciado sobre la situación legal de Avilés y Martínez era el juez local competente, que en este caso es el Quinto Local Penal de Managua. Valga decir que el fiscal que presentó oralmente la acusación, Pedro Almanza, no protestó la revocación de la prisión.

Sándigo precisó que Fiscalía no acusó por homicidio agravado --ilícito que no existe en el nuevo Código Penal de Nicaragua--, sino que los delitos que le achacaron a Avilés, Martínez, Gutiérrez y Argüello fue el robo agravado y lesiones gravísimas, cuya pena --en virtud de los agravantes que existen-- es de tres a seis y de tres a diez años de prisión, respectivamente.

Señaló que la Fiscalía no podía hacer dos acusaciones --una por el robo y otra por lesiones-- porque se trata de un solo hecho y no de dos como alegaron los abogados defensores de Avilés y de Martínez. Sin embargo, la juez de distrito les dio la razón a ellos porque independientemente de la calificación legal, no existe conexidad entre el atraco y el delito más grave.

El escolta primero fue baleado por los dos prófugos, supuestamente, y luego despojado del arma de reglamento, hecho acaecido el pasado cuatro de agosto.

El funcionario fiscal explicó que Gutiérrez y Argüello no están exonerados de responsabilidad porque la juez de distrito los mandó a capturar desde el nueve de agosto para que enfrenten proceso por las lesiones gravísimas en que incurrieron al haber baleado al capitán de la Policía.

“Ellos no quedaron libres porque la acusación esté mala, está correcta, y tanto es así que también se acusó a un menor y la causa fue admitida por robo agravado y lesiones. Con Elmer y Argüello no se ha hecho audiencia todavía”, insistió Sándigo.