•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Pido que estos hombres sean castigado con  todo el peso de la ley. Si nosotros (la familia) hubiéramos sabido que eran ellos, no sé qué hubiera pasado. Nadie tiene derecho a quitarle la vida a nadie, solo Dios”, dijo Luis Reyes Plata en su intervención ante la juez Henriette Casco, en cuyo juzgado se ventila la acusación por el asesinato de  Pablo Esteban Reyes Plata, de 40 años.

En el Juzgado Tercero Penal de Audiencia, la Fiscalía acusó por los delitos de homicidio y violación a Luis Antonio Sánchez Guevara, de 29 años, y Néstor José Guevara Bravo, de 38, quienes según Luis Reyes, el día del hallazgo del cuerpo anduvieron en la escena del crimen y hasta dieron el pésame a los dolientes.

“Ellos viven a escasas cuadras de nosotros y fueron sus mismos familiares quienes nos comentaron que ellos habían confesado el crimen, por lo que pusimos en conocimiento a la Policía, porque nosotros no somos asesinos. Ellos (los acusados) hasta expresaron lástima por mi hermano y dijeron ‘quién pudo cometer este crimen con el pobre Pablito’, comentó Luis Reyes.

Suficientes pruebas
En el intercambio de pruebas que presentó la fiscal Xiomara López, tienen a diez testigos que vieron a los acusados conducir a la víctima hacia la finca San Ramón, donde encontraron el cadáver, entre ellos los familiares de los implicados a quines les confesaron el crimen.

Además la valoración post mortem que realizó la forense Marisol MacRea, quien  determina que hubo obstrucción de las vías respiratorias provocando asfixia mecánica por falta de oxígeno a la víctima, cuando los acusados de manera violenta procedieron a abrirle la boca a Reyes Plata, para saciar sus instintos sexuales.

El juicio fue programado por la juez Casco para el dos de mayo a las nueve de la mañana y les mantuvo la prisión preventiva para Sánchez Guevara y Guevara Bravo.