•   Cardenas, Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Dos primos hermanos  fueron asesinados violentamente entre la medianoche del domingo y la madrugada de ayer lunes, cerca del puesto militar que tiene el Ejército en la entrada al casco urbano del municipio de Cárdenas.

Hasta la hora de cierre de la edición de END,  la Policía no había brindado información sobre las circunstancias y el móvil del crimen de  Carlos Reyes, de 20 años,  y de Manuel Salvador Guevara  Umaña, de 21.

Según el papá de este último, Nemesio Guevara, su hijo ni siquiera consumía licor, no fumaba y tampoco tenía problemas con nadie.

El hecho sangriento ocurrió en la vía pública, frente al caserío del barrio “Gaspar García Laviana” que está sobre la carretera  que une Cárdenas con las comunidades de Orosi, El Tablón y  Río Mena, entre otras.

Hay un testigo clave
El cuerpo sin vida de Reyes fue encontrado a las tres de la madrugada del lunes en el patio de la casa de habitación  de José Hilario Bustos, quien al igual que sus vecinos no escuchó nada,  solo a los perros ladrar.

“A las tres de la mañana que me levanté,  observé  el cuerpo sin vida de Carlos Reyes y decidimos ir a avisar a la Policía”, señaló.

Al salir los primeros rayos del sol fue divisado el cadáver de Guevara Umaña que  se encontraba en un potrero que está  a la orilla de la calle. Al parecer la víctima  se introdujo a la propiedad  tratando de escapar de sus agresores.

Los cuerpos presentaban indicios de haber sido golpeados con objetos contundentes en los rostros  y tenían  heridas de arma blanca.
Guevara Umaña tenía tres estocadas detrás de la oreja izquierda. En la escena del doble crimen fue encontrado con vida Abraham García,  quien presentaba heridas de arma blanca en el cuello y fue remitido de emergencia a un hospital de Managua.

¿Y el dinero?
Las dos víctimas  mortales habitaban  en la comarca  de Tiruri. Según los familiares, los primos  realizaban labores agrícolas en el borde fronterizo del territorio costarricense, y aparentemente recibieron pago, por lo que este fin de semana viajaron a sus hogares.

“A las cinco de la tarde del domingo salieron al casco urbano de Cárdenas a cambiar los 50 mil colones que les habían pagado a cada uno,  y aparecieron muertos la madrugada”, señaló don Nemesio Guevara.

José Ángel  Reyes, padre  de Carlos Reyes,  detalló  que sospecha que a su hijo y a su sobrino  los hayan agredido mortalmente para robarles.

Testigos  que prefirieron el anonimato confirmaron que los jóvenes cambiaron los colones,   visitaron el Bar Las Brisas a eso de las once de la noche,  departieron en una mesa con otros dos ciudadanos, y  después se dirigieron a pie hacia Tiruri.