•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las autoridades policiales del departamento de Rivas presumen que el violento asesinato en contra de dos jóvenes del municipio de Cárdenas fue el robo,  pero hasta la fecha no hay personas detenidas.

Se sospecha que participaron al menos dos jóvenes  que emboscaron en una zona oscura a sus víctimas, para pedirles el dinero, los celulares y después los agarraron a garrotazos  y los remataron propinándoles varias  estocadas.

Las víctimas mortales fueron  Carlos José Reyes,  de 20 años,  y su primo Manuel Salvador Guevara,  de 21, quienes a  la medianoche del domingo  caminaban a pie y en estado de ebriedad en el casco urbano de Cárdenas. Iban  hacia la comunidad de Tiruri en compañía de sus amigos,  Abraham García,   de 21 años,  y  Benjamín Sánchez Centeno.

Al pasar frente al caserío del barrio “Gaspar García Laviana”,  que está a 300 metros al sur del  puesto militar  que el Ejército tiene en la entrada a Cárdenas,  Carlos José y  Sánchez Centeno fueron emboscados y atacados  a golpes.

Sánchez  logró en medio de la oscuridad huir de sus agresores,  no así su amigo,  quien fue neutralizado a golpes y luego  recibió una estocada que le perforó uno de los pulmones. Agonizó en el patio de la casa de José Hilario Bustos.

Un sobreviviente

Posteriormente los agresores  se dirigieron hacia Manuel Salvador Guevara  y hacia García,  que venían un poco más atrás,  y les recetaron la misma dosis de golpes.

Manuel Salvador intentó huir e ingresó a un potrero, donde falleció, mientras que García milagrosamente sobrevivió a múltiples heridas de arma blanca,  incluyendo  la que tiene en la garganta de doce centímetros que le cortó la tráquea.  Al llegar al hospital de Rivas le realizaron una traqueotomía.

Tienen historial
En una nota de prensa la Policía confirmó que las víctimas estuvieron departiendo en el Bar Las Brisas,  ubicado en Cárdenas y al regresar fueron brutalmente agredidos  para sustraerles  2,050 córdobas y celulares.

Los habitantes de  Cárdenas están sorprendidos por lo sucedido y  revelaron que en el pueblo hay dos sospechosos, porque son los mismos que en febrero de este año entraron  a la Alcaldía  a robarse la caja chica, hecho que derivó en una sanción administrativa para tres funcionarios, según confirmó en su momento  el alcalde Rodolfo Pérez.