•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El próximo mes de agosto, Erick Ortiz Rodríguez cumpliría 32 años, pero sufrió un accidente el 11 de marzo por la noche, cuando viajaba en una motoneta Scooter,  en las inmediaciones de la empresa Kola Shaler, y falleció dos días después.

La familia doliente no interpuso denuncia en el Distrito VII de Policía, porque el deceso de Ortiz fue accidental.

“Existen diferentes versiones entorno al accidente, unos dicen que él venía conduciendo,  otros señalan que era su hermana,  Leysi Vanessa Ortiz Rodríguez, de 25 años. Al parecer la calle es oscura y llena de baches, por lo que se fueron en un hoyo y salieron catapultados,  ella llevaba puesto el casco de seguridad y él no, por lo que impactó contra la cuneta”, manifestó Danny Maleaños Rodríguez, de 39 años, hermano mayor de las víctimas.

“Ella (Leysi) está impactada emocionalmente. En el accidente únicamente resultó con lesiones leves y quemaduras por fricción. Nosotros no hemos querido indagar más sobre el asunto para no hacerle más daño”, dijo Mario Navas, familiar de los accidentados.

Sin esperanza de vida
Después  del accidente, los hermanos Ortiz Rodríguez se fueron a sus viviendas, porque los paramédicos dijeron que no era necesario  trasladarlos a un centro asistencial.

“Pero los llevamos al  “Antonio Lenín Fonseca” y ahí fue donde se desmayó y empezó a convulsionar,  luego de esperar varias horas en la sala de emergencia. Al hacerle la tomografía los médicos dijeron que se había reventado las venas craneales y no daban muchas esperanzas,  falleció la tarde de ayer (martes)”, informó Maleaños.

Ortiz Rodríguez era electricista y  deja a dos niños en orfandad, de 4 y 2 años. Los familiares hicieron una misa de cuerpo presente en la iglesia “Madre de Dios” en Villa Venezuela, donde habitaba. Los restos descansarán en el Cementerio Periférico.