•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Momentos de angustia vivieron dos niños, cuando Saúl Manuel Arancibia, “enloquecido por los celos y el alcohol”, le prendió fuego a la casa en la que vivían, sin importarle que dentro estuvieran su hijo y otra menor, quienes lograron salir corriendo de la vivienda enb llamas.

El hecho se registró en el barrio “Manuel Piquera”, de esta ciudad, cuando Ismelda Jarquín Sequeira, compañera de vida de Arancibia, salió a realizar diligencias personales y dejó a su hijo en la casa junto con su sobrina.

Supuestamente, Arancibia primero apedreó la casa, después le pegó fuego y huyó; afortunadamente los niños lograron salir ilesos de la vivienda.

Los vecinos se presentaron al lugar y evitaron que las llamas se extendieran, pero ropa, camas, alimentos y zapatos, entre otros objetos propiedad de Ismelda Jarquín Sequeira, se quemaron.

No la deja en paz
Una patrulla se presentó al lugar después de recibir la denuncia, y una hora después tenían tras las rejas a Saúl Manuel Arancibia quien fue acusado por su mujer.

La joven dijo que ella se quiere separar de Arancibia por el maltrato que recibe, la agrede y no la deja en paz.

Los vecinos de la mujer confirmaron su versión, y dijeron que en una ocasión el marido la roció de gasolina con intenciones de pegarle fuego, pero logró echarse agua y evitó quemarse. Esa vez no lo quiso denunciar.

Asimismo, dijeron que el hombre toma licor asiduamente y maltrata a su mujer, por lo que exigen justicia.