•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los dos adolescentes que asesinaron violentamente a dos primos hermanos que vivían en Cárdenas y que dejaron gravemente lesionado a otro joven, podrían ser condenados a cuatro o cinco años de prisión, porque sus abogados pidieron una audiencia especial en la cual ambos admitirán que cometieron el delito que enlutó a dos humildes familias de la zona fronteriza con Costa Rica.

Con la admisión de hechos, los dos acusados de 17 años de edad ni siquiera serían sentenciados a la pena máxima de seis años que establece el Código de la Niñez y la Adolescencia, situación que ha provocado el malestar de los dolientes, entre ellos Esmerita Rosa Chávez Umaña, quien la noche del 11 de marzo perdió a su hijo Manuel Salvador Guevara, de 21, y su sobrino Carlos José Reyes.

Según Chávez, el Código  de la Niñez y la Adolescencia está creando muchas injusticias “porque es absurdo que alguien que mata a dos personas para robarles, salga a la vuelta de la esquina en libertad, y que para colmo les estén protegiendo sus nombres, cuando son delincuentes, y por esto en Cárdenas la gente está muy dolida”.

Las víctimas habitaban en la comarca Tiruri, del municipio de Cárdenas, y el día de los hechos salieron de sus hogares a las cinco de la tarde con dirección al casco urbano, donde cambiaron 50 mil colones cada uno y luego se fueron al bar Las Brisas, donde departieron con sus amigos Abraham García Solís, de 21 años, y Benjamín Sánchez Centeno, que también habían llegado a cambiar moneda.

En dicho bar los adolescentes ahora detenidos divisaron que los cuatro jóvenes andaban dinero, y cuando salieron del local los emboscaron y agredieron con  palos y armas blancas.

Producto de la agresión, Guevara y Reyes fallecieron y García quedó herido.

Hay un tercer participante del crimen que aún no ha sido detenido, en tanto a los menores, que fueron entregados por sus padres, se les señala por los delitos de asesinato, asesinato frustrado y robo.