•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Diario Extra

El matrimonio conformado por Iraida Aguilar Muñoz y el nicaragüense Marcos Javier López López, quienes fallecieron la tarde del miércoles sobre la ruta 32,  recién había comprado el vehículo Nissan Sentra en el que viajaban.

La pareja se dirigía a Price Club en San José a traer un pedido de ropa y zapatos que le habían encargado a Aguilar, pero el destino les tenía preparada otra jugada, cuando el carro, por razones que se investigan, invadió el carril contrario y pegó de costado contra un trailer cargado con 19 toneladas de filtros para autos.

La mujer se dedicaba a labores domésticas y en ocasiones vendía ropa y zapatos por catálogos, en tanto, su marido era dueño desde hace varios años de un taller mecánico llamado El Maestro, ubicado en el centro de Batán.

“Estaban ahorrando para adquirir una casita propia para albergar a toda su familia, pero lamentablemente eso no se concretará por razones del destino. Al momento del choque estaba estudiando para un examen de inglés y cuando observé la foto del carro destruido me quedé paralizado, no lo podía creer”, recordó Jonathan Martínez Aguilar, hijo de la fallecida.

Por su parte, Jackson López, hermano de Marcos manifestó que este fue un gran hombre. “Lo recuerdo como un hermano amoroso, siempre aconsejándome era muy servicial, no sé qué pudo haber pasado, era muy prudente cuando conducía, sabemos que no fue culpa del trailero, posiblemente un fallo mecánico provocó el accidente”, explicó.

El taller donde laboraba López fue visitado por gran cantidad de personas entre familiares, amigos y clientes que manifestaron su dolor ante la fatalidad y a la vez aprovecharon para darle el pésame a la familia doliente. Los dos cuerpos serían sepultados este viernes por la tarde en el campo santo de Batán.