•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Diario Extra

Tres puestos de control de la Fuerza Pública ubicados a lo largo de la carretera entre Paso Canoas hasta Peñas Blancas, fueron burlados por el nicaragüense identificado como Manuel Arnold Hernández, quien llevaba en el vehículo que conducía 290 kilos de cocaína.

Sin embargo, al arribar a la frontera de Peñas Blancas fue sorprendido por los uniformados, quienes le descubrieron un doble forro en el techo del automotor donde llevaba los 290 paquetes de un kilo cada uno.

Arnold, quien tiene  documentos en regla para estar en suelo costarricense, circulaba en un camión pequeño, placa M169416, color blanco, de acuerdo con Celso Gamboa, Viceministro de Seguridad Pública.

El caso continúa en investigación para descubrir de dónde y cuál era el destino final del estupefaciente.

“Se presume que salió de la frontera de Panamá, pero las indagaciones apenas comienzan. El aprehendido tiene sus documentos en regla, pero de momento no tenemos más detalles del extranjero”, acotó.

Si el pinolero transitaba de la frontera sur es evidente que pasó como si nada por los puestos de Paso Canoas, Coto 47 y Barú en Dominical, Costa Rica.

Mario Zamora, Ministro de Seguridad, enfatizó que los narcotraficantes están dejando de lado los tráiler y se aventuran a los carros de carga liviana. “Vemos que tratan de no alzar sospechas al no utilizar camiones de carga pesada, es la forma no tradicional de llevar la coca, pero ya trabajamos sobre eso”, comentó.

El Comisionado Nacional Antidrogas de Costa Rica, Mauricio Boraschi, indicó que en los primeros tres meses del año se han decomisado cuatro toneladas de cocaína.

Al nicaragüense le decomisaron además 200 dólares, 540 córdobas y 18 mil colones. La droga fue remitida hasta el Complejo de Ciencias Forenses en Heredia, mientras que Arnold se mantiene a las órdenes de la Fiscalía.