•  |
  •  |

Con dos impactos de bala en la tetilla izquierda y una estocada debajo del omoplato derecho, fue encontrado el cuerpo sin vida del taxista Sergio Aráuz, de 28 años, a las cinco de la mañana de ayer, en el sector de la empresa Parmalat, ubicada en el barrio Santa Rosa, de Managua.

Según los familiares de la víctima, ellos fueron informados por los amigos taxistas del ahora occiso, a eso de las 4:30 de la madrugada, por lo que procedieron a constatar si en realidad se trataba del miembro de su familia.

Los deudos manifestaron que el móvil de crimen pudo haber sido el robo del vehículo Kía Río Sedán,  placas M 04837, con el que Aráuz trabajaba, porque este aún no ha sido encontrado por las autoridades policiales de la Cuarta Delegación de la capital.

180 córdobas le dejaron al muerto  

Asimismo los familiares agregaron que Aráuz trabajaba en la zona de Plaza Inter y que siempre cubría el turno de la noche.

En la escena del crimen lo único que encontraron los peritos de la Policía del Distrito Cuatro, fueron 180 córdobas que estaban en la bolsa del pantalón de la víctima. Las autoridades aún están a la espera del dictamen del Instituto de Medicina Legal para determinar si Aráuz consumió o no alcohol.

Milagros de Jesús Romero, cónyuge del fallecido y dueña del vehículo robado, se presentó a la delegación policial para interponer su formal denuncia para que encuentren al autor del crimen.

Por su parte habitantes del barrio Santa Rosa indicaron que entre las once y doce de la medianoche escucharon varios disparos, por lo que creen que Aráuz pudo haber fallecido desde la noche del viernes.

Este es el segundo taxista asesinado en una semana, porque el lunes pasado por la noche, en Boaco, el cadete de taxi Javier del Carmen Martínez Reinosa, de 32 años, fue ultimado a cuchilladas.