•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“La maté por celos, me amenazó con irse con otro hombre, me golpeaba y hasta me dijo que me iba matar. Pero estoy arrepentido… se me pasó la mano”, fueron las palabras de Allan Aguirre Palma, de 38 años, quien el jueves en horas de la tarde le quitó la vida a su excónyuge, Urania del Socorro Hernández Reyes, de 33.

“Es que me dice ‘ya no te quiero, andate de la casa,  a ese es al que yo quiero’, entonces me pegó en el estómago. ‘Te voy a matar dormido’, me dijo. ‘Vas a ver que te voy a echar a varios majes’”, dijo el detenido al recordar la última conversación que tuvo con Hernández.

Aguirre veladamente pidió que lo castiguen con su vida por lo que hizo, dado que dijo: “Ya no quiero seguir viviendo”.

Según Aguirre, él llevaba nueve años de relación con la víctima y no iba a permitir que se fuera con otro varón, por lo que  ella “no le dejó otra opción”.

Según testigos del hecho, ocurrido en la “Parada de la Acera Alta”, cerca del mercado de Tipitapa, Hernández y Aguirre comenzaron a discutir a eso de las seis de la tarde del jueves, porque la víctima le estaba cobrando un dinero a su excónyuge.

“Ella estaba vendiendo agua y repochetas, el maje (Aguirre) se apareció y comenzaron a discutir, entonces, a eso de las siete, cuando ella saluda a su hijo de 15 años, él (Aguirre) le pega la cuchillada en el pecho”, refirió Dionisio Estrada, uno de los testigos.

Sentencia de muerte
Estrada explicó que después que Aguirre cometió el crimen,  intentó huir, pero los vendedores de agua helada que estaban en la zona lo persiguieron, lo atraparon y le propinaron una paliza, para luego entregarlo a las autoridades policiales del Distrito Ocho.

Asimismo Estrada reveló que un día antes, Aguirre  había amenazado de muerte a su excompañera de vida, pero fue hasta el pasado jueves que “cumplió la amenaza”.

“La mujer siempre venía a vender aquí, pero vivía con su hermana en el barrio Cristo Rey (en Tipitapa). A ella la van a velar en la casa de su mamá, que vive cerca de La Modelo”, indicó otro de los comerciantes que presenció el crimen.

Veinte femicidios
La inspectora Johanna Jiménez, vocera de la Octava Delegación de Policía, confirmó que el acusado fue capturado por los mismos ciudadanos, quienes intentaron hacer justicia por su propia mano, propinándole a Aguirre múltiples golpes en el rostro y otras partes del cuerpo.

Jiménez refirió que cuando Aguirre cometió  el crimen se encontraba en estado de ebriedad y será remitido al Ministerio Público para que responda por el crimen.
Con el asesinato de Hernández Reyes, ya suman  20 femicidios en el país, tres de ellos ocurridos en el departamento de Managua.