•   Tipitapa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las leyes nicaragüenses no tienen como sanción la pena de muerte, así que no se podrá cumplir con los deseos que por sentimiento de culpa pide Allan Aguirre Palma, de 38 años, a quien le recetaron prisión preventiva mientras se realiza el juicio en su contra, acusado de cometer el delito de parricidio en contra de quien era su ex cónyuge, Urania del Socorro Hernández Reyes, de 33.

La jueza Victoria del Carmen López, del Juzgado de Distrito Penal de Audiencias del municipio de Tipitapa, en la culminación de la audiencia preeliminar realizada por el parricidio cometido por Aguirre Palma, decretó prisión preventiva para el acusado y reo confeso.

Según testigos, el agresor arrebató la vida de Hernández Reyes la tarde del pasado jueves en el sector de la “Parada de la Acera Alta”, cerca del mercado de Tipitapa, propinándole una puñalada en el pecho, después que la víctima le cobrara un dinero y discutir acaloradamente.

“La maté por celos, me amenazó con irse con otro hombre. Me golpeaba y hasta me dijo que me iba a matar. Pero estoy arrepentido… se me pasó la mano”, fueron las palabras de Aguirre, quien se hizo el arrepentido en la delegación policial de Tipitapa, donde pidió que le apliquen sentenica de muerte.

Por su parte, la judicial programó para este próximo 18 de abril la realización de la audiencia inicial al confeso parricida, esto a petición de un abogado de la Defensoría Pública, que asumió la defensa de Aguirre.

Inicialmente la jueza dijo que dicha audiencia se realizaría el Martes Santo, pero el defensor público alegó que en esta fecha tenía sobrecarga de trabajo, por lo cual pidió que se prorrogara.