•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hacerle un favor a su cuñado y de paso obtener leña que, una vez seca, serviría para cocinar los alimentos del hogar, le costó la vida a don Ramón de Jesús Dávila, de 50 años, quien cayó al suelo cuando se encontraba cortando las ramas de un árbol de guanacaste.

El fatal accidente ocurrió a las 10:30 de la mañana de ayer, exactamente en el sector conocido como El Mirador de las Sierritas de Santo Domingo, de la pulpería “Caldera” tres cuadras al oeste, una al norte y media al oeste.

Sergio Ortiz, sobrino de la víctima, relató que don Ramón estaba junto a su hijo menor Jorge Luis Dávila, de 16 años, desramando el árbol, cuando ocurrió el accidente. “Él (Ramón) estaba amarrado a una rama, pero cortaba otra y cuando la botó, esa misma rama pasó dándole a la rama de la que estaba sujetado, y se lo llevó al suelo, aproximadamente desde una altura de 10 metros”, aseveró.

El hijo de don Ramón estaba en el suelo sujetando la cuerda atada a la rama que sostenía a su papá, pero cuando la otra rama lo golpeó, el adolescente no pudo evitar que su padre cayera y falleciera.

La víctima iba sobre la rama cuando impactó contra el suelo, y los testigos aseguran que la espalda y cabeza de don Ramón fueron las partes de su cuerpo que sufrieron mayor daño.

José Villareyna, propietario de la vivienda y cuñado de la víctima, dijo: “Él venía a trozar los palos y se llevaba la madera. A veces su hermano, pues, que le daba sus realitos”.

Familiares de don Ramón llamaron a la Cruz Roja Nicaragüense, pero el paramédico Augusto Castellón dijo que cuando llegaron al lugar ya era demasiado tarde, pues el hombre ya había fallecido.

Las autoridades de la Policía del Distrito Uno se presentaron al lugar para realizar las investigaciones del hecho, pero al comprobar que se trataba de un accidente, se marcharon. La familia de la víctima prefirió que el cuerpo no fuera llevado al Instituto de Medicina Legal.