•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La serenidad y alegría con que marchaba la Semana Santa en el departamento de Rivas, se vieron afectadas abruptamente a última hora, porque el domingo se registraron dos decesos: uno por sumersión y otro por accidente de tránsito.

La  víctima por sumersión fue Manuel Antonio Vega Espinoza, de 13 años, quien sucumbió ante las fuertes olas de Playa Guasacate, localizada en el sector norte de las costas del municipio de Tola, en el Pacífico, confirmó doña Lucila Elena  Espinoza, madre del menor.
Vega Espinoza habitaba en el barrio Las Piedras, de la ciudad de Rivas, y el domingo a las 7:20 de la mañana salió de su casa, en una excursión que organizaron en su barrio para recolectar fondos para la construcción de una iglesia.  El destino era Playa Guasacate.

El menor se introdujo al mar a las doce del mediodía en compañía de tres amigos, entre ellos Rubén Antonio  Lozano, de 26 años, y una niña.

Corriente los arrastró
Lozano reveló que de manera repentina una corriente comenzó a arrastrarlos mar adentro y  en cuestión de minutos no volvió a ver a Vega Espinoza, mientras dos surfistas lo salvaron a él y a los otros dos muchachos y a la niña.

Doña Lucila relató que en la búsqueda del cuerpo de su hijo participan desde el domingo la Fuerza Naval y miembros del Cuerpo de Bomberos.

Motociclista sin casco
La segunda víctima de la Semana Santa en este departamento fue el motorizado José Gregorio Baldelomar, de 52 años, quien habitaba en “Calle  en Medio”, del municipio de Potosí. A las siete de la noche impactó la moto en la que viajaba, contra una cuneta  que está a 60 metros antes de llegar a su casa.  Producto del golpe que recibió en la cabeza, la víctima falleció cuando era trasladada hacia el Hospital “Lenín Fonseca”, de Managua.

Sandra Rivera detalló que su marido venía sin casco, en compañía de un amigo con quien estuvo en un bar de Potosí y luego se dirigían --de norte a sur-- a su casa, con la intención de conseguir más dinero para  seguir  ingiriendo licor.

“Pero antes de llegar a la casa chocaron contra la cuneta y mi marido resultó con una fuerte lesión en la cabeza”, señaló.

El motorizado fue remitido de emergencia al hospital de Rivas, pero por su delicado estado de salud lo transfirieron a Managua. Desafortunadamente falleció cuando la ambulancia pasaba por la ciudad de Jinotepe, según confirmaron sus familiares.