•   Jalapa, Nueva Segovia  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuatro “plomazos”, uno de los cuales le penetró en la cabeza, acabaron con la vida del  pequeño caficultor Pedro Pablo Centeno Medina, de 45 años, hecho acaecido el martes pasado a las siete de la mañana cerca de la comarca San Pedro del Norte, de donde era originario.

Se sospecha que los victimarios se movilizaban en una camioneta color gris, en tanto el infortunado campesino conducía una motocicleta de la comarca San Pedro del Norte hacia la ciudad de Jalapa, donde pagaría la cuota de un crédito en la Central de Cooperativas de Campesinos Activos de Jalapa, CCAJ, de la cual era socio.

La Policía no ha revelado nada sobre las investigaciones que realiza, pero según los datos proporcionados por la viuda, Ana Rosa Rodríguez, de 40 años, su marido llevaba unos 16 mil córdobas que los matones se llevaron, también el teléfono móvil y los documentos personales de la víctima.

Según los familiares de Pedro Pablo Centeno Medina, los homicidas lo interceptaron a unos tres kilómetros de su casa, en el camino hacia el pueblo, donde le dispararon.

Se supo que la Policía circuló el vehículo de los homicidas, gracias a las características que dieron los testigos, además mantienen vigiladas todas las salidas hacia la frontera con Honduras, donde abundan los pasos ilegales.

¿Serán los mismos que raptaron a otro campesino?
Rodríguez dijo al Canal 13 de la televisión local, que su esposo en distintas ocasiones había recibido amenazas de muerte por parte de sujetos desconocidos, quienes le decían: “El próximo muerto serás vos”.

Los parientes del infortunado campesino que dejó siete hijos en la orfandad, sospechan que las amenazas provenían de los mismos delincuentes que “desaparecieron” a otro vecino del lugar el 20 de febrero pasado. Éste se llamaba Lino Ruperto Ramírez Espinoza, de 42 años.

Comentaron, además, que Pedro Pablo Centeno Medina fue uno de los que más se esforzó en la búsqueda de Ramírez, quien hasta la fecha no aparece ni vivo ni muerto, solamente hallaron sus vestimentas rasgadas y las botas que calzaba.

Medina fungía como coordinador de un Consejo del Poder Ciudadano, CPC, en su comunidad, y era un reconocido militante del Frente Sandinista.