•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El destino le jugó una mala pasada a Karla Patricia Fletes Fletes, de 31 años, quien iba caminando sobre la cuneta, cuando  un camión cargado de arena la golpeó en la cabeza por detrás, cayó al suelo y las llantas traseras del pesado automotor pasaron sobre su cuerpo.

Esta tragedia ocurrió ayer a las 9:00 de la mañana, de los semáforos del Mercado “Iván Montenegro”, tres cuadras al sur, en el barrio El Bosque.

Fletes era soltera, ingeniera en Sistemas, pero actualmente no tenía trabajo. Los familiares dicen que la joven se dirigía a casa de una amiga para ayudarle a cuidar una pulpería ubicada a media cuadra de donde sucedió el accidente.

No hay andenes para los peatones
Todo ocurrió a pocos metros de donde se encontraban dos agentes policiales motorizados del Distrito Siete de la Policía, quienes al escuchar a los socorristas decir que la joven no mostraba signos vitales, se llevaron detenido a Roberto Carlos Ramírez Obando, de 32 años, conocido como “El Gato”, conductor del camión Mercedes Benz blanco, placas M150186, que ocasionó  la tragedia.

“La muchacha iba caminando sobre la acera, pero aquí algunas casas lo han dejado a uno sin andén peatonal, porque han construido sobre él. Ella se bajó de la acera, con tan mala suerte que el camión iba retrocediendo en ese momento, porque en ese lugar acostumbra estacionarse”, apuntó José Luis Muñoz, de 25 años, quien estaba del otro lado de la vía esperando para poder cruzar.

“Parece que ella se iba a cruzar y no se fijó atrás, porque es una sola vía. Cuando el camión la golpea, se resbala y cae. La gente que estaba cerca empieza a gritarle al chofer que se detenga, pero éste no escucha. Corren a halarla, pero las llantas traseras ya venían sobre su cuerpo”, testificó Muñoz.

Fletes habitaba de los semáforos del Mercado “Iván Montenegro”, cuatro andenes al norte. Sus familiares llegaron a reconocer el cuerpo a los pocos minutos. El cuadro de dolor era desgarrador. La madre de la víctima, Juana María Fletes, no encontraba explicación a lo ocurrido.

La mayoría de los habitantes del lugar lamentaron el hecho y señalaron que Ramírez Obando, el conductor del camión, es un señor muy educado, a diferencia de sus colegas.

Otros se quejaron por la cantidad de arena que dejan tirada los camiones en la calle, lo que ha provocado en más de una ocasión que varios peatones se caigan.