•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Eddy Zárate, de 40 años, ayer vio cómo el fuego consumía totalmente la vivienda que  habitaba con  su hijo mayor, en el Barrio Santana Sur. En el mismo terreno había una iglesia, la que también ardió.

El siniestro ocurrió del Mercado Oriental, dos y media cuadra al oeste, en el Barrio Santana Sur, de la capital, a las 9:30 de la mañana de ayer.

“Estaba trabajando como a dos cuadras cuando me avisaron, ya no había nada, perdí todo”, fueron las palabras del afectado, quien lamentaba lo ocurrido.

De acuerdo con testigos, previo al siniestro que amenazaba con propagarse a las casas aledañas, se escuchó una explosión, luego aparecieron las llamas.

El mayor Francisco Aragón, del Benemérito Cuerpo de Bomberos, calificó de voraz el incendio, porque cuando las unidades de apagafuegos se hicieron presentes, ya las llamas habían acabado con casi todo el inmueble.

La “Pamela” se quemó
“Todo fue en cuestión de segundos, cuando llegamos con las cinco unidades ya no había mucho que hacer, el fuego terminó prácticamente con todo. Lo que sí evitamos fue que el fuego se propagara a las casas vecinas”, refirió Aragón.

Una de las posibles causas del incendio pudo haber sido el mal manejo y la falta de seguridad al utilizar un cilindro de gas butano, dijo.

Explicó que en el siniestro, la única víctima fue “Pamela”, una perrita que se encontraba dentro de la vivienda afectada.

“Fueron 80 metros cuadrados los siniestrados, en dos construcciones tipo minifalda, de concreto, madera y zinc, donde habitaban cuatro familias, y una de las posibles causas fue un cortocircuito, sumado al mal manejo de un cilindro de gas”, detalló uno de los miembros del Benemérito Cuerpo de Bomberos.

Evangélicos sin música ni local
Los instrumentos musicales que amenizaban las tardes y mañanas dominicales ya no sonarán más, pues en una de las dos casas siniestradas funcionaba una iglesia Evangélica, donde solo cenizas quedaron.

Leyla Medrano Sandoval, del “Ministerio Evangelístico Pentecostés Jehová Shame”, manifestó que de todo lo que había en la iglesia solo quedó el púlpito, pero parcialmente quemado, lo demás se convirtió en cenizas.

“En la iglesia se mantenía un hermano que se encargaba de cuidarla, pero gracias a Dios no se encontraba. Solo tenemos pérdidas materiales. El Señor  nos ayudará a reconstruir todo”, manifestó confiada Medrano Sandoval.