•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Dormido en su cama encontró la Policía del Distrito 8, Tipitapa, a Nicolás Martín Miranda Díaz, de 33 años, quien es señalado de privar de la vida de varios machetazos a Santos Isidro Mairena González, de 45, quien dejó seis hijos en la orfandad.

Miranda tenía al pie de la cama el arma con la cual se presume cometió el crimen: un machete.

Santos Mairena recibió tres filazos en la cabeza y uno en el brazo y mano derecha. Las autoridades policiales investigan el hecho como asesinato, pero hasta ahora la Policía desconoce el móvil del crimen.

El asesinato ocurrió en el cuadrante 159 del antiguo ingenio Timal, el pasado domingo 15 de abril a eso de las 6:30 de la noche.

En esa ocasión, Miranda llegó al mediodía a la casa de Mairena junto a otro sujeto identificado únicamente como “Carlos”, para invitarlo a ingerir licor y tomarse una sopa de gallina.

¿Gallina de gallinero ajeno?
“Yo no lo maté, no fui yo, para mí que fue el dueño de una propiedad donde había  gallinas, de donde íbamos a sacar una para hacer la sopa. El señor nos salió con un machete y fue a  Mairena a quien agarró”, se excusó Miranda.

“A mí también (Miranda) me invitó a tomar licor, pero como yo nunca he tomado con él, le dije que no quería guaro, si no también estuviera muerto”, dijo  apesarado Zoilo Briones, de 54 años, vecino de la víctima y del supuesto criminal, quien habita a pocos metros de donde cayó muerto Mairena.

“¡Ay, ayúdenme que me matan!”, fue lo que gritó  Mairena después de haber sido herido. Un arrocero que tiene vehículo de doble tracción entró a las tierras del Timal y se llevó al herido. Mairena logró llegar con vida al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, pero expiró a eso de las 6:30 de la mañana de ayer.