• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El Bar El Cuatito fue el escenario donde el pasado domingo a las 10:30 de la noche pereció de un impacto de bala en el pecho, Ronald Alí Bermúdez, de 38 años de edad, según informó la Primera Delegación policial de Managua.

De acuerdo con la Oficina de Información del Distrito Uno de la Policía Nacional, quien realizó el disparo fue el dueño del centro nocturno, Edwin Ariel Tórrez, porque el infortunado pretendía apuñalarlo.

Tórrez refirió a las autoridades policiales que la noche del domingo Bermúdez llegó al bar en compañía de otras tres personas, quienes tenían una actitud sospechosa, por lo que decidió no continuar vendiéndoles licor.

“Cuando les dije que ya no les iba a vender, se metieron al baño, luego los cuatro salieron, comenzaron a tirar botellas y agredir a los clientes, por lo que les pedí que por favor abandonaran el local, pero no lo hicieron”, expresó Tórrez.

Crimen “le queda” a Dios
Asimismo el dueño del bar indicó a los agentes policiales que cuando los cuatro sujetos se negaron a salir, tuvo que sacar su revólver marca Tauro, calibre 38, pero uno de los sospechosos sacó un cuchillo de mesa para amenazarlo.

“Uno de ellos le dijo a otro: ‘Dale, echatelo, este viejo payaso no dispara nada’, en eso se dirige a mí para intentar apuñalarme en el abdomen, y no me quedó más que detonar el arma”, detalló Tórrez, quien fue detenido por agentes del Distrito Uno.

El oficial Ozni Muñoz manifestó que los otros tres sujetos huyeron, pero antes intentaron llevarse el cuerpo de Bermúdez, “sin embargo cuando vieron que ya no tenía vida, lo dejaron tirado y salieron corriendo”.

Mientras esperaba que en el Instituto de Medicina Legal le entregaran el cuerpo de su hermano, Alba Nubia Bermúdez manifestó que todo se lo dejará al señor y que no ejercerá ninguna acción judicial.

El crimen ocurrió en el Barrio “19 de Julio”, exactamente de El Novillo dos cuadras al norte.