•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Prensa Libre

El cuerpo de Gregorio Caballero Acosta, de 48 años y de nacionalidad nicaragüense, apareció sin vida en una finca ubicada en la localidad de Pejije de Bagaces, en Liberia, Costa Rica.

Al parecer el hombre murió a raíz de una golpiza que le propinaron con un tronco de madera, el cual estaba ensangrentado a escasos metros de la víctima.

El tronco utilizado como arma para matar al extranjero fue sustraído de un portón de alambre que se encontraba en la parte principal del terreno. El hallazgo lo hizo un vecino de la zona cuando transitaba por el lugar.

“El hombre cuidaba antes una finca ubicada frente al puesto de control policial; él frecuentaba a una familia de escasos recursos que vivía cerca de donde lo encontraron”, explicó Jorge Peña, amigo de la víctima.