•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Por ser presuntos autores de los delitos de robo con intimidación frustrado, tenencia ilegal de armas de fuego y tentativa de homicidio en perjuicio de quienes les capturaron, la Policía esteliana presentó a Juan Alberto Pérez Méndez y Erick Rocha.

Según las autoridades policiales, los sospechosos se encontraban en las cercanías de una estación gasolinera ubicada en la salida sur de esta ciudad, y le pidieron al taxista Harold Enrique Duarte que los trasladara a un centro de diversión.

El obrero del volante aceptó la carrera, pese a que llevaba a otro pasajero. La víctima denunció que cuando había circulado unos 80 metros, uno de los “pasajeros” le colocó un puñal en el cuello y el otro una pistola, bajaron del automotor y se retiraron del lugar cuando vieron una patrulla policial.

El taxista dice en su denuncia que el pasajero que abordó el taxi antes del robo también fue amenazado por los sospechosos, quienes le expresaron que si los denunciaba, lo matarían.

La teniente Yessenia Herrera Flores, portavoz oficial de la Policía, indicó que los uniformados persiguieron a los señalados y cerca de las instalaciones del Centro de Salud “Leonel Rugama”, los alcanzaron.

Admite portación ilegal de arma

Les incautaron una pistola Macarov 9 mm sin portación. Pérez admitió que el arma es suya, sin embargo dijo a los periodistas que la usaba para protegerse, no para robar.

También admitió haber comprado el arma hace dos meses a una persona a quien no identificó.

La Policía sospecha que el arma ha sido usada para cometer otros robos, porque Pérez no supo explicar por qué estaba en Estelí, si es originario de Santa Rosa de El Cuá, Bocay.

Erick Rocha también negó estar involucrado en delito alguno. “Yo andaba trabajando”, dijo, para luego revelar que se dedica a la compra y venta de madera.

Apuntó que Pérez es su ayudante y vive en su casa, ubicada en el barrio El Rosario, de la ciudad de Estelí. “No me siento culpable de nada”, insistió.

No obstante, admitió que ya ha estado detenido por un “mal entendido” relacionado al tráfico de madera.

La Policía remitirá a la Fiscalía y al juez a los señalados.